12 trucos eficaces para ahorrar gasolina

Más que prestar atención en lo que hay que hacer, lo que ahorra gasolina son las cosas que es mejor evitar.

FOTO: northbaywanderer

1. – No pisar el acelerador al arrancar. No hace falta, el coche arranca perfectamente sin que pises el acelerador. Toda la gasolina utilizada en el acelerón es un despilfarro.

2.- Mantener el motor con las revoluciones adecuadas. Si tienes un diesel, entre 1.500 y 2.000 revoluciones, y si usas gasolina, entre 2.000 y 2.500 revoluciones. Mantener el motor por encima de estos límites significa un gasto adicional de gasolina para hacer los mismos kilómetros.

3.- Conducción suave. Si aceleras bruscamente, se utiliza una fuerza que requiere un consumo superior de carburante respecto a hacerlo con suavidad. Mantener el coche a una velocidad constante ahorra dinero y mantenimiento del coche: frenos y neumáticos.

Driving Cars in a Traffic Jam
4.- Velocidad adecuada. Una vez sobrepasada cierta velocidad (a partir de los 110 km/h), la energía que necesita el vehículo, y por tanto el consumo de combustible, aumentan de forma logarítmica.

5.- El aire acondicionado. Estoy de acuerdo en que tenemos derecho a viajar de forma confortable. Pero un grado más bajo de lo necesario es como ir tirando billetes de 5 euros por la ventanilla cada cierto tiempo. La temperatura ideal ronda los 24 o 25 grados. Mantenerla más baja es perjudicial para el bolsillo y, probablemente, para la salud.

6.- Aerodinámica. El aire ofrece una resistencia muy importante cuando el coche alcanza cierta velocidad. Una simple baca hace que deba pisarse más a fondo el acelerador. Del mismo modo, con las ventanas totalmente abiertas y a gran velocidad, el aire frena el coche, por lo que es necesario más combustible para mantener la velocidad.

7.- En las bajadas utiliza la marcha más larga que puedas y, si es posible, no pises el acelerador. En ciertas ocasiones, la energía de la gravedad sustituye al petróleo.

8.- Los neumáticos. Si no tienen la presión adecuada, actúan como resistencia a la energía y obligan a gastar más de lo necesario. Cuida que estén en adecuadas condiciones y con la presión de aire recomendada por el fabricante.

9.- Mantenimiento. El vehículo es una máquina que, como todas, necesita ciertos cuidados para ofrecer el máximo rendimiento. Si el filtro del aire no está limpio, se utilizará más gasolina que con el filtro limpio. Si el filtro del aire acondicionado está taponado, necesitarás tenerlo encendido más tiempo, gastando más. Si los inyectores de diesel no están bien, la mitad del combustible se irá a la atmósfera sin ser utilizado. Mantener el coche en buen estado ahorra combustible.

10.- Paradas o atascos. Un coche al ralentí puede gastar más de medio litro por hora. En los grandes atascos es recomendable parar el motor si vemos que vamos a estar quietos más de 2 minutos. Igualmente es lo mejor cuando nos obligan a parar por obras o ante un paso a nivel.

11.- Sobrepeso. No nos referimos al peso del conductor ni de los pasajeros, aunque también influye, naturalmente. Pero como es cosa que no se puede evitar, al menos fácilmente, nos centraremos en el peso que a veces se carga sin necesidad alguna. A veces, el coche se usa como pequeño almacén. Llevar una lavadora a cuestas un mes entero puede suponer un sobrecargo en la factura de carburante.

12.- Evita repostar en las autopistas, al menos tanto como puedas. Siempre suelen tener un precio significativamente más alto que en las gasolineras de tu zona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.