Cómo ahorrar agua en casa

En el mundo civilizado apenas le damos importancia al hecho (milagroso para más de 800 millones de personas) de que abramos un grifo y salga un chorro inagotable de agua. Se calcula que, como promedio, cada persona gasta al día unos 130 litros de agua. Está claro que si tuviéramos que ir a buscarla a decenas de kilómetros y a pie, como hacen muchos pueblos en África, gastaríamos bastante menos.

AHORRAR AGUA EN CASA
El ahorro de agua no es solamente por cuestiones éticas y de respeto al medio ambiente. Además de eso, ahorraremos si adoptamos un modo más razonable de utilizar ese bien tan injustamente repartido por el mundo. Si te fijas, para lavarnos los dientes es posible que gastemos un cubo entero de agua.

EL INODORO
Es una pieza fundamental tanto en el hogar como en el trabajo y que a veces no descansa. Si conseguimos que su nivel de llenado se reduzca en, por ejemplo, un 10%, el ahorro con el tiempo será considerable. La mayoría de estos artilugios ofrecen la posibilidad de ajustar el nivel de llenado.

LA DUCHA EN LUGAR DEL BAÑO
Aunque no siempre hay que renunciar al placer de un relajante baño, es aconsejable optar por la ducha por cuestiones tanto prácticas como de ahorro. No sólo consumiremos menos agua, sino que menos gas y menos luz. Ducharse puede hacerse un menos de 10 minutos, mientras que para un baño se tiene que llenar la bañera, gastando más tiempo, más agua, más gas y más luz (si se enchufa uno un pequeño calefactor en invierno).

UTILIZAR EL AGUA QUE TIRAMOS MIENTRAS SE CALIENTA
Antes de ducharnos, dejamos salir una cantidad nada despreciable de agua porque todavía está fría para nuestro gusto. Lo normal es tirarla habiendo pagado por ella. Ese agua podría recogerse y aprovecharse para regar o para otros usos que cada cual considere oportunos.

CERRAR EL GRIFO CUANDO NO SE USE EL AGUA
El simple hecho de lavarnos las manos es algo que envía al desagüe miles de litros de agua sin aprovechar. Generalmente abrimos el grifo, nos mojamos las manos, nos las enjabonamos (el grifo sigue abierto arrojando litros de agua), nos las aclaramos, cerramos el grifo (por fin) y nos secamos las manos. Mientras nos enjabonamos tranquilamente y a conciencia, podríamos cerrar el grifo. Otro tanto pasa cuando nos lavamos los dientes o nos afeitamos.

LOS ELECTRODOMÉSTICOS
Un uso razonable de los principales electrodomésticos que utilizan agua (lavadora y lavaplatos) es fundamental para que nos lleguen unas facturas menos desagradables de nuestra compañía suministradora de agua. Utilizar la lavadora para un par de prendas es un derroche, lo mismo que poner en marcha el lavaplatos para despachar el desayuno.

No olvidemos que, además, estos electrodomésticos consumen electricidad. Por tanto, un uso moderado de los mismos rebajará también la factura eléctrica.

FOTO: National Oceanic and Atmospheric Administration

Click here to add a comment

Leave a comment:

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.